El proyecto

Las caracerísticas de una propuesta en construcción, que se piensa desde dimensiones pedagógicas, éticas, políticas y sociales.

Nuestro proyecto pedagógico está orientado a niños/as de 2 a 8 años. Sostenemos dos pilares fundamentales: el respeto a los niño/as y el juego libre no directivo en un ambiente natural. Tiene por escenario principal la playa y el bosque, donde se posibilita el desarrollo integral de los niños/as, con acompañantes adultos que les proveen un marco de seguridad, confianza y respeto. Ellos observan a los niños/as, su crecimiento, acompañándolos a descubrir poco a poco, quienes son, sus dones y cualidades, las cosas que les gustan, sus intereses, sus debilidades. También se respeta y confía en sus ritmos naturales de desarrollo y en su capacidad natural de elegir qué aprender y cuando hacerlo, lo que se conoce como “aprendizaje autodirigido”.

El juego libre es entendido como actividades escogidas libremente (ya sea a nivel individual o de grupo), dirigidas por los propios niños/as, y que éstos realizan por motivaciones intrínsecas. Los adultos no dirigimos ni interrumpimos, ellos/as dirigen la acción y juegan por el placer de jugar, no para obtener ningún tipo de recompensa o aprobación. Vale mencionar que, al no existir materiales didacticos o juguetes prefabricados de ningún tipo, los recursos empleados son los que brinda el propio entorno: ramas, piedras, frutos, follaje, caracoles, moluscos y otros. Esto no es una carencia, si no una forma de estimular la creatividad de las niñas y niños; ya que son ellos mismos los que dan sentido y función a estos elementos a partir de su inventiva e imaginación.

Acerca de los aprendizajes

El “aprendizaje autodirigido” y el Juego Libre propician una enorme cantidad de desarrollos cognitivos. Como forma de aproximarnos a su entendimiento, podemos pensarlos como "habilidades" y "saberes".

Entendemos por “habilidades” a destrezas concretas, técnicas, actitutes que se adquieren y visibilizan en la práctica. Como por ejemplo:

  • Control de la motricidad
  • Concentración y el concepto del "fluir" (flow)
  • Conciencia colectiva (la manada)
  • Resiliencia
  • Desarrollo de soluciones propias
  • Autogestión del riesgo y el peligro
  • Orientación espacial

Por otro lado, decimos que los “saberes no formales” a aquellos que no son considerados o evaluados en la escolarizacion formal pero que para nosotros son de gran importancia a contener en el “perfil formativo” buscado. Son valores, visiones y posicionamientos ético-políticos que se transmiten intencionalmente en el marco de la relacion niñx-adulto. Algunos ejemplos de ellos son:

  • Biocentrismo
  • Intergeneracionalidad
  • Decrecimiento
  • No sexismo y diversidad sexual
  • Acción colectiva y cooperación

Los “saberes formales" o "curriculares”" son los contenidos que se prioricen en el contexto escolar. Ronda al Sol se propone operar como un espacio de fortalecmiento y apoyo a este tipo de aprendizajes. En nuestra propuesta educativa, se contemplan aprendizajes que usualmente se clasifican en:

  • Algebra y matemáticas
  • Comunicación oral, lectura y escrita
  • Biología y ciencias de la naturaleza
  • Geografía y cartografía

En Argentina y el Mundo

Este proyecto educativo se enmarca en un fenómeno pujante y creciente a nivel nacional y regional. La Educación Alternativa se presenta en diversas formas y propuestas: algunas son escuelas y otras no; hay públicas, comunitarias y privadas; llevan adelante diferentes propuestas pedagógicas. En nuestra zona también están presentes: existen mas de 5 iniciativas en Bahia Blanca, también las hay en Dorrego, Sierra de la Ventana, Tres Arroyos, Necochea, Santa Rosa, Viedma, entre otras. A nivel nacional este tipo de experiencias educativas llegan a ser mas de 1000. Dentro de la diversidad de pedagogías y modelos dentro de la Educación Alternativa, “Ronda al Sol” adopta la propuesta del grupos de aprendizaje y juego en la naturaleza, las Escuelas Bosque/Escuelas Playa y la educación infantil al aire libre. No hay antecedentes de proyectos de este tipo en nuestro país, por eso su carácter pionero.

Sin embargo, vale destacar que esta propuesta no es nueva en el mundo ya que existe hace mas de 60 años, con fuerte presencia en Europa. Países como Alemania, Gran Bretaña, Finlandia, Suecia, Noruega, Dinamarca y Suiza tienen una enorme trayectoria, donde en muchos casos es el propio Estado el que apoya y lleva adelante las “Escuelas Bosque” que se cuentan por miles. El modelo se sigue expandiendo en el mundo, llegando recientemente a Estados Unidos, España y Corea del Sur. En nuestro subcontinente están dando a penas sus primeros pasos, lo que posiciona potencialmente a “Ronda al Sol” como una propuesta de avanzada en América Latina.

Educación ambiental y educación no formal de gestión social

Tal como lo concibe el Estado Argentino, consideramos que la educación es un derecho fundamental de todos sus habitantes. Nuestra iniciativa se enmarca dentro de dicha concepción y política de Estado, asumiendo la forma específica de proyecto educativo de carácter no formal y de gestión social, amparados por lo establecido en la Ley de Educación Nacional N 26.660. A su vez, nuestra propuesta pedagógica, centrada totalmente en el aprendizaje en la naturaleza, se enmarca dentro de la política nacional de promover la llamada “Educación Ambiental”, cuestión fundamental que hace a la sostenibilidad de nuestras sociedades y de nuestros entornos naturales. Contamos con el apoyo formal de la Asociación Civil “Alma Verde”, que provee el marco institucional a este proyecto.

Desde nuestra posición asumimos la perspectiva propuesta en el “Tratado de Educación Ambiental para sociedades sustentables y responsabilidad global” desarrollado en el Foro Global, enmarcado de la Cumbre Ambiental de Río20. En particular, nos identificamos en los siguientes postulados:

  • La educación ambiental no es neutra, sino ideológica. Es un acto político, basado en valores para la transformación social.
  • La educación ambiental debe tener una perspectiva holística, enfocando la relación entre el ser humano, la naturaleza y el universo de forma interdisciplinaria.
  • La educación ambiental debe recuperar, reconocer, respetar, reflejar y utilizar la historia indígena y culturas locales, así como promover la diversidad cultural, lingüística y ecológica. Esto implica una revisión histórica de los pueblos nativos para modificar los enfoques etnocéntricos, además de estimular la educación bilingue.
  • La educación ambiental debe ayudar a desarrollar una conciencia ética sobre todas las formas de vida con las cuales compartimos este planeta; respetar sus ciclos vitales e imponer límites a la explotación de esas formas de vida por los seres humanos.